Realizamos un proceso de acompañamiento individual que ayude al ejecutivo a desarrollar habilidades y actitudes que mejoren su actividad profesional desde un punto de vista general e integral para que  optimice al máximo su potencial. Es un proceso orientado a mejorar su desarrollo humano, así como a un objetivo puntual o a la resolución de un conflicto concreto.

 

¿Habilidades que se consiguen desarrollar?
  • Auto-aprendizaje.
  • Liderazgo.
  • Orientación al logro.
  • Visión de negocio.
  • Motivación del equipo.
  • Planificación.
  • Organización.
  • Adaptabilidad.
  • Flexibilidad.
  • Capacidad de síntesis.
  • Persuasión y negociación.
  • Innovación.
  • Creatividad.
  • Priorización.
  • Iniciativa.
  • Capacidad de análisis.
  • Comunicación.
  • Buenas relaciones interpersonales.
  • Desarrollo de la inteligencia emocional.
  • Desarrollo de las personas del equipo.
  • Fortalecer la cohesión interna de la empresa y/o equipo.
  • Autocontrol.
  • Auto-conocimiento.
  • Autorregulación.
  • Capacidad de delegar.
  • Autonomía y/o capacidad de decidir.
¿Cambios posibles?
  • Controlar mejor las situaciones estresantes.
  • Gestionar mejor sus emociones y empatiza mejor con su equipo.
  • Mejorar la percepción y su capacidad de comunicación con el entorno. No hay que olvidar que el 80% de los problemas en las empresas pueden deberse a una comunicación no efectiva.
  • Contrastar mejor las decisiones importantes.
  • Implicar a otros en la ejecución de acciones y en la toma de decisiones.
  • Fomentar la comunicación interna del equipo, mejorando como consecuencia la autoestima de los colaboradores y la autoridad del propio ejecutivo
  • Favorecer y potenciar las habilidades de sus colaboradores para la realización de los objetivos.
  • Mejorar en la gestión de conflictos.
  • Gestionar mejor los cambios.
  • Lograr el equilibrio entre la vida personal y profesional.

Conversar es el primer paso