Entendemos el coaching como un acompañamiento a ser quien quieres ser, a llegar hasta donde quieras llegar. El protagonista eres tú y tu desarrollo personal.

El coaching es acción y se basa en qué sentimos, qué pensamos y qué hacemos. Solo encontrando el equilibrio entre los tres ejes somos capaces de caminar seguros y alineados con lo que somos.

Para empezar solo tienes que decidir llamarnos. Concertamos una hora y nos conocemos de forma presencial o por videoconferencia. La primera sesión será una toma de contacto, escucharemos tus necesidades y tus objetivos y podrás preguntar todas las dudas que el proceso te sugiera. A partir de ahí decidiremos cuándo empezar.

Definir cuáles son nuestras metas

En ocasiones sufrimos confusión respecto a lo que nos demanda nuestro sistema, lo que nos exige la realidad que hemos creado y lo que en realidad queremos conseguir como. El coach personal puede ayudarnos a determinar qué es realmente importante para nosotros y aclarar nuestros objetivos.

Conocernos mejor

Los coaches son capaces de hacernos ver fortalezas y debilidades que no logramos identificar individualmente.

Desarrollar capacidades

A través del trabajo de autoconocimiento en el que nos acompaña el coach personal, podremos diferenciar qué aspectos debemos potenciar para obtener mejores resultados en el futuro, aumentando la confianza en nosotros mismos.

Ganar en eficiencia y motivación

El coaching personal aumenta nuestra responsabilidad y nos mantiene en el camino correcto para ir superando los retos marcados.  La satisfacción de cumplir con nuestros compromisos repercutirá, asimismo, en nuestra felicidad.

Arriesgar para conseguir

El coach personal nos permite identificar las vías para alcanzar nuestras metas de forma eficiente, nos enfrenta a nuestros miedos, nuestras zonas de confort y nos ayuda a pasar a la zona mágica, donde están nuestros sueños y aspiraciones.

Estamos a un clic de distancia